comerinterlat
COMERINTERLAT
Imagen
CEPEC
Centro de Promocion de Exportaciones de Cuba.
latincom
Pagina dedicada al comercio internacional
CONSULTORIA
Informacion General y Productos
Ofertas de Productos y Servicios
Enlaces
comerinterlat
INFORMACION ECONOMICA
 
comerinterlat
   
   
Importacion y Expórtacion
Esta es una página destinada a facilitar la realizacion de operaciones comerciales entre personas, empresas y paises interesadas en la promocion del comercio internacional...
Somos una Consultoria encargada de gestionar posibilidades de negocios a traves de la realizacion de contactos con las personas y empresas interesadas,estudios de mercado,asesoramiento para el establecimiento de sucursales comerciales, inteligencia comercial,publicacion de boletines con informacion economica y comercial general o personalizada y otros servicios.
Para mas informacion puedes comunicarte con nosotros en comerinterlat@terra.com

!VISITANOS¡
imagen
imagen
Grupo de Finanzas y Comercio Exterior
3ra nro 1402, CANEC, Miramar, Playa, C. Habana, CP 11300
Telef (537) 8312350 Priv telefax (537) 991238
E-mails: comerinterlat@terra.com, michaelvaz@hotmail.com
El Grupo de Finanzas y Comercio Exterior forma parte de una consultoría cubana perteneciente a la Asociación de Economistas y Contadores de Cuba que presta asesoramiento en:
- Inversiones
- Marketing
- Nwegocios
- Management
ü Investigaciones de mercado,
ü Encuentros de negocios,
ü Análisis y estudios económicos financieros,
ü Operaciones comerciales internacionales,
ü Operaciones financieras internacionales,
ü Estudios de factibilidad,
ü Planes de negocios,
ü Auditoria; contraloría,
ü Capacitación y asesoramiento en el puesto de trabajo; talleres y seminarios,
ü Desarrollo organizacional,
ü Establecimiento de sucursales y joint-ventures,
ü Asesoría Gerencial.
ü Inteligencia económica y comercial

Seguimiento de proyectos y servicios económicos, financieros y contables a: sucursales; joint-ventures; empresas mixtas; inversionistas; importadores y exportadores.

Años de experiencia y conocimiento profesional de nuestros consultores garantizan la eficiencia y eficacia de los servicios a su negocio.


Grupo de Finanzas y Comercio Exterior
CANEC
Cdad. de la Habana,Cuba.
empresa.gi
LA ECONOMIA
Hoy, como nunca antes se perfilan todas las posibilidades que se han creado para alcanzar una sociedad mejor

Hoy, como nunca antes se perfilan todas las posibilidades que se han
creado para alcanzar una sociedad mejor

Informe sobre los resultados económicos del 2004 y el Plan Económico
Social para el 2005 presentado a la Asamblea Nacional del Poder
Popular por José Luis Rodríguez, ministro de Economía y
Planificación
Comandante Fidel Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de
Ministros.
Compañero Ricardo Alarcón de Quesada, Presidente de la ANPP.
Distinguidos invitados.
Compañeras y compañeros diputados.
Cada año de la historia revolucionaria es un año singular, pero
todos están marcados por la voluntad irrenunciable de nuestro
pueblo, en el empeño por demostrar que es posible vivir en un mundo
mejor.
El 2004 que ahora concluye no ha sido la excepción.
Hemos debido encarar numerosos desafíos producto de los peligrosos
fenómenos naturales que nos han afectado, las dificultades
energéticas, el inédito encarecimiento en los precios del petróleo,
unido todo ello a la implantación de las más insensibles y
aberrantes medidas imaginadas por el gobierno de Estados Unidos, en
su desesperado intento por destruir la Revolución.
El saldo no deja de ser extraordinariamente alentador, cuando
comprobamos que gracias al enorme esfuerzo realizado por nuestro
pueblo, se cumplen los objetivos esenciales que nos propusimos, con
significativos logros en nuestro desarrollo social, creándose
condiciones por avanzar mucho más.
Como expresara hace pocos días nuestro Comandante en Jefe,"No pudo
haber un año peor que este y tampoco un año mejor que este" en tanto
que nos ha obligado a buscar nuevas soluciones y a optimizar
recursos.
En el 2004 recibió una continua atención la alimentación de la
población, con un crecimiento del consumo social que se estima en
casi un 20% en el que se refuerza la alimentación en las escuelas,
incluyendo la merienda escolar, que se está entregando gratuitamente
a 306 373 estudiantes y, alcanzará el 100% de las secundarias
básicas urbanas en los próximos meses.
Por la vía del consumo normado, aun cuando se enfrentaron
dificultades con afectaciones en varios renglones que sufrieron
atrasos al no distribuirse en las fechas previstas, se ha seguido la
política de no realizar distribuciones fraccionadas o partidas y
mejoró el cumplimiento de la cuota en un grupo de productos. Deben
destacarse además las cuotas especiales para mejorar la situación de
los grupos sociales más vulnerables, tales como las entregas
adicionales de alimentos a 1 363 297 niños hasta 15 años y personas
de más de 60 en las cinco provincias orientales; así como 444 019
cuotas que cubren otros grupos como embarazadas, madres lactantes,
alumnos de escuelas primarias, ancianos y discapacitados en hogares
de estas provincias; el suplemento alimentario para 71 000 niños de
todo el país de bajo peso y talla; las entregas a 5 municipios de
Pinar del Río, 11 de La Habana y el Municipio Especial Isla de la
Juventud, afectados por los ciclones Charley e Iván; igualmente a 5
municipios de Camagüey y las provincias de Las Tunas y Holguín por
afectaciones de la sequía; y también dietas asociadas a diferentes
padecimientos.
Si a ello se añaden las restantes fuentes de alimentación, en el
2004 se alcanza un consumo de nutrientes estimado de unos 3 305
kilocalorías y 85,5 g de proteínas diarias, lo que se encuentra por
encima de las normas mínimas necesarias validadas por expertos de la
FAO. Esto representa un crecimiento del 6,5 y 5,9 % respectivamente
en relación a lo logrado en el pasado año.
Apoyan estos resultados el incremento de la producción agropecuaria,
que a pesar de la sequía y los ciclones logra crecimientos en
renglones tales como viandas (5%), hortalizas (2%), plátanos (1%),
frijoles (3%) y frutales (3%). Igualmente avanzan las producciones
de la industria alimenticia, destacándose el crecimiento de un 5,2%
en el yogur, 44% leche evaporada y 11% de carnes en conserva.
Continuaron apoyando este esfuerzo por cubrir las necesidades
esenciales de la población, el trabajo en la agricultura urbana, el
desarrollo de los mercados agropecuarios estatales, así como la
aplicación de medidas para proteger la ganadería y un nivel superior
de importación de alimentos, que permitió mantener un suministro
estable, no obstante los altos precios de estos productos en el
mercado internacional.
La circulación mercantil minorista se mantiene a niveles similares
con un aumento del 2,4% en la alimentación pública.
Por otro lado, el ingreso medio que incluye el salario y los
sistemas de estimulación alcanza los 354 pesos, sin considerar las
gratuidades que reciben nuestros trabajadores.
El esfuerzo realizado durante este año para incrementar la oferta de
bienes y servicios y el manejo acertado de la política monetaria,
hicieron posible mantener la liquidez en pesos cubanos en manos de
la población dentro de parámetros aceptables. A ello habría que
añadir que aproximadamente el 50% se encuentra en cuentas de ahorro
y de ello el 18% son depósitos a plazo fijo de hasta tres años, lo
cual reitera la confianza de la población en nuestra moneda
nacional.
Por otra parte, la producción industrial sufrió diversas
afectaciones, no obstante lo cual, creció en 10 de las 22 ramas que
la integran, destacándose la minería y metalúrgica no ferrosa con un
10,7% y la industria electrónica con un 4,0%.
Entre las producciones industriales también creció la producción
azucarera, un 14,4%, con indicadores de eficiencia superiores a la
cosecha precedente, aunque sus perspectivas para el próximo año son
más bajas debido, entre otros factores, a las fuertes afectaciones
de la sequía.
Aun cuando no se han alcanzado las metas previstas, se ha avanzado
en la explotación de las tierras liberadas del cultivo de caña, que
ya abarcan un 64% del área disponible. Sin embargo, se requiere
todavía de un mayor esfuerzo por alcanzar los objetivos previstos en
la explotación ganadera, forestal y el desarrollo de organopónicos,
para lo cual es necesario encontrar soluciones más efectivas en el
marco de los recursos disponibles.
El año que concluye la producción de níquel, en la que Cuba ocupa el
5to. lugar mundial, crece un 6,9%, alcanzando ingresos superiores a
partir de un sostenido incremento de los precios, lo que unido a las
inversiones previstas, consolida el papel del sector para el
desarrollo económico nacional.
La energía continuó siendo un sector priorizado, no obstante lo cual
confrontó dificultades significativas en el 2004. Este año la
producción de crudo nacional declinó y se incrementó la de gas
natural; lo que hace que se alcancen 3,9 millones de toneladas de
petróleo equivalente, cifra inferior a lo previsto debido
principalmente a atrasos en el programa de perforación y a pozos que
no dieron los resultados esperados. No obstante, en los últimos
meses del presente año se han creado las condiciones para lograr
nuevos crecimientos en el 2005.
Como consecuencia de la declinación antes señalada la generación de
electricidad con crudo nacional fue solo del 81,7%, lo cual conllevó
la necesidad de incrementar las importaciones del fuel oil a
elevados precios.
Por su parte, la generación eléctrica bajó un 1,4% con 88 días más
de apagones respecto al año anterior.
Con relación al combustible doméstico se avanzó en el programa de
gasificación y aumentaron las entregas de gas licuado a la población
un 12%, la kerosina crece un 46%, lo que si bien no satisface las
necesidades, refleja un sostenido incremento desde finales del 2003.
Valorada a los precios internacionales actuales, las entregas de
este producto sobrepasan los 100 millones de dólares.
Por otra parte se electrificaron 44 300 viviendas.
Las construcciones crecen un 11,2% apoyadas en buena medida por las
inversiones, que aumentaron un 7,8% concentrándose en sectores de
significación económica y estratégica como el petróleo, la
electricidad, el turismo, así como en los programas sociales
priorizados de la Batalla de Ideas y la defensa.
Se mantuvo el déficit en la construcción de viviendas y una parte
importante de los recursos disponibles se concentran en la
recuperación de las afectaciones meteorológicas de años anteriores,
a lo que se sumaron las causadas por los huracanes Charley e Iván.
En total se han logrado terminar 14 700 viviendas este año, de ellas
unas 8 000 construidas por el Estado, a lo que se añaden alrededor
de 95 506 acciones de conservación y rehabilitación.
También fue preciso acometer inversiones urgentes para contrarrestar
los efectos de la sequía especialmente en la región oriental,
incluyendo la provincia de Camagüey.
En otros sectores debe señalarse el esfuerzo realizado por atenuar
las dificultades en la transportación pública, que se mantiene
aproximadamente a niveles de años anteriores, donde aumenta la
participación de medios alternativos, en lo que han jugado un
decisivo papel los Inspectores Populares del Transporte. Por otro
lado aunque se mantiene el decrecimiento en los ferrocarriles y
continúan las dificultades en el transporte automotor de carga, debe
señalarse que se ha comprometido un volumen de recursos en
inversiones para mejorar esta situación.
En las comunicaciones se crece un 12,5%, significándose el aumento
de la potencia radiada de televisión en un 58,5%, un incremento de
un 7,3% en las líneas telefónicas instaladas y se alcanza un 84% de
digitalización en el sistema.
El comercio exterior continuó siendo objeto de un significativo
reordenamiento que incluyó entre otros la revisión de las empresas
facultadas para realizarlo y la nomenclatura aprobada; la
centralización de las compras de productos estratégicos; y la
revisión de los negocios con firmas, intermediarios y asociaciones
extranjeras con vista a operar la actividad con el máximo de
eficiencia posible. Este proceso deberá profundizarse en el 2005.
Se dio continuidad a la política de adquirir las mercancías en las
condiciones de oportunidad y precio más favorables, al tiempo que se
logró avanzar en la consolidación del crédito externo del país. Al
mismo tiempo se trabajó para promover las exportaciones y para
obtener los mejores precios en el mercado.
De tal forma, se estima que las exportaciones de bienes crezcan un
32,5%, dinámica que constituye la más elevada en muchos años y con
un valor absoluto por encima de los 2000 millones de dólares, cifra
no rebasada desde 1991. Se destacan los incrementos notables del
níquel, la langosta, los jugos de frutas, el ron y la miel, entre
otros.
A su vez las importaciones se estima que aumenten un 14,3%.
A pesar de la disminución de visitantes provocada por las nuevas
agresiones del gobierno de EE.UU. y las dificultades afrontadas por
el país durante el segundo semestre del año, el turismo crecerá
alrededor del 7,6%, alcanzando los 2,05 millones de visitantes, en
tanto que los ingresos turísticos se estiman aumenten un 15%.
También se efectuaron importantes cambios estructurales y
organizativos en el sector, con la implantación de una mayor
disciplina y control, lo cual ha propiciado una mayor eficiencia y
la identificación de importantes reservas, sobre las cuales se
continúa trabajando.
Los avances y logros económicos hasta aquí resumidamente expuestos,
se han obtenido en un año de extraordinarias dificultades de diversa
naturaleza, las que ha sido necesario enfrentar a un elevado costo,
aspecto que no podemos dejar de señalar y que revela la
extraordinaria capacidad de respuesta de nuestro pueblo para asumir
con éxito situaciones excepcionales.
En efecto, las interrupciones en la generación de energía eléctrica
a partir de mayo, cuyas causas fueron profundamente analizadas por
nuestro Comandante en Jefe el pasado mes de octubre, además de las
dificultades sufridas por la población, impactaron fuertemente la
economía, provocando la paralización de importantes sectores como el
acero, que en el año se afectó total o parcialmente durante 220
días, dejándose de producir hasta octubre, 120 mil TM de ese
estratégico producto, lo que obligó al país a costosas importaciones
para no detener múltiples obras.
Estas afectaciones se extendieron prácticamente a todas las ramas de
la economía y obligaron al cierre de instalaciones productivas o de
servicios por espacio de varias semanas a partir de octubre, para
enfrentar los déficit más agudos y a la implantación de un programa
de apagones para reducir, en todo lo posible, las afectaciones a la
población.
Un cálculo preliminar del impacto económico de estos efectos
negativos indica que solo hasta septiembre, las pérdidas que han
podido ser calculadas, en adición a las graves molestias causadas a
la población, superan los 200 millones de pesos.
Por su parte un análisis de la sequía en las provincias orientales y
Camagüey, para el período 2003-2004 muestra afectaciones por 834
millones de pesos, especialmente en el sector agropecuario, donde se
reporta la pérdida de 200 mil TM de viandas, la muerte de 127 600
cabezas de ganado, así como, más de 53 millones de litros de leche
dejados de producir, entre los impactos más significativos. En total
se calculan 28 160 ha de cultivo perdidas y 39 972 afectadas
parcialmente.
Esto incluye 19 inversiones emergentes con un costo de 79,4 millones
de pesos, ejecutadas urgentemente para evitar situaciones
catastróficas en las provincias orientales y Camagüey.
Todo ello sin contar las afectaciones sociales y ecológicas no
cuantificadas, que incidieron en las condiciones de vida de la
población.
Con solo un mes de diferencia entre ellos, los huracanes Charley e
Iván causaron cuantiosas pérdidas, caracterizándose ambos por su
elevada intensidad.
En agosto Charley provocó averías de consideración en la generación
y transmisión de electricidad en La Habana y Ciudad de La Habana,
quedando aislada del Sistema Electroenergético Nacional la provincia
de Pinar del Río durante más de 10 días, lo que paralizó servicios
esenciales para la población y producciones de todo tipo.
Este huracán afectó 76 821 viviendas, de ellas 4 425 derrumbes
totales y causó serios daños a 54 325 ha en diversos cultivos, así
como en la producción avícola y porcina, especialmente en la
provincia de La Habana.
Las pérdidas totales causadas por este meteoro se estiman en 1 223
millones de pesos.
Por otro lado, el huracán de gran intensidad Iván, si bien no azotó
más que el extremo occidental del país, conllevó, por su
peligrosidad, la evacuación de más de 2 millones 266 mil personas y
el traslado de más de 2,4 millones de animales, incluyendo aves,
cuya producción se vio afectada. Por las características de su
trayectoria, paralela a la Isla, produjo una paralización de gran
parte de la actividad económica del país durante 7 días, afectando
además 23 445 viviendas, de ellas 935 derrumbes totales. Las
pérdidas estimadas fueron 923 millones de pesos.
Ante estos fenómenos naturales, el país se movilizó, dando la máxima
prioridad a la preservación de la vida de nuestra población, al
tiempo que se protegieron recursos esenciales y se inició la
rehabilitación y recuperación de los daños de forma inmediata.
Una vez más la Revolución demostró que ante una catástrofe nadie
queda desamparado y la solidaridad de nuestro pueblo se puso
nuevamente de manifiesto para ayudar a los más necesitados.
No obstante, el examen crítico del enfrentamiento de estos huracanes
efectuado bajo la dirección de nuestras Fuerzas Armadas
Revolucionarias, con la participación personal del compañero
Ministro General de Ejército Raúl Castro, puso de manifiesto
deficiencias, errores y falta de la preparación suficiente para
hacer frente a fenómenos de esta magnitud.
A partir de ese análisis, se adoptaron un conjunto de medidas, que
nos permitan enfrentar en mejores condiciones la próxima temporada
ciclónica, teniendo en cuenta la frecuencia de eventos
meteorológicos de este tipo en los últimos años; los cuales
solamente del 2001 a la fecha, han afectado 402 155 viviendas, de
ellas 45 198 destruidas totalmente.
Otras dificultades, ya no de origen natural, pusieron a prueba la
capacidad de respuesta del país.
Nuevas y brutales medidas fueron adoptadas por el gobierno de
Estados Unidos el pasado mes de mayo para golpear nuestra economía,
como parte de sus planes para destruir la Revolución cubana; las
que, entre otras, se dirigieron a imponer nuevas restricciones para
viajar y enviar remesas a Cuba, arrogándose el derecho de dictaminar
quién es o no familia, medidas que han sido calificadas de
ultrajantes por los propios medios de prensa de Estados Unidos.
Más recientemente, como también explicara ampliamente a nuestro
pueblo el compañero Fidel, se conoció de nuevas acciones del
gobierno de EE.UU. dirigidas a impedir los depósitos de dólares en
el exterior, intentando pérfidamente de presentar así estos fondos
como parte de operaciones ilegales, al tiempo que sancionaban y
difamaban a los bancos extranjeros.
Ante esta nueva agresión se decidió eliminar totalmente la
circulación del dólar en el comercio interno en divisas,
introduciendo en su lugar el peso cubano convertible, a partir del
15 de noviembre y se impuso un gravamen del 10% a las transacciones
con dólares en efectivo, al tiempo que se respetaban todos los
compromisos asumidos con la población, brindando plenas garantías a
la tenencia de dólares y a los depósitos en cuentas de ahorro en esa
moneda.
Con esta medida se logra la total soberanía monetaria de la Nación,
al tiempo que se inscribe en la política que se ha venido aplicando
desde hace varios años para fortalecer la moneda nacional, y que
incluyó la eliminación de las transacciones en dólares entre
empresas estatales aplicada en el 2003.
El apoyo de la población a esta decisión, constituyó una prueba más
de su confianza en la Revolución y en su acertada política
monetaria, aplicada con todo éxito por nuestro Sistema Bancario
Nacional. A lo anterior puede añadirse que con la misma se abren
nuevas perspectivas a la divisa cubana, cuya aceptación refleja
además el prestigio y fortaleza de nuestro proceso de recuperación y
desarrollo económico y social.
En estas adversas circunstancias, en este año el país tuvo grandes
avances en su propósito de "lograr el más alto nivel de justicia
para nuestro pueblo y propiciar la más plena igualdad de
oportunidades para todos". Cuba es el país más equitativo del mundo
como resultado palpable de la obra de la Revolución y de los
conceptos y métodos de la Batalla de Ideas que se han venido
aplicando.
Bajo el principio martiano de que ser culto es el único modo de ser
libre, se realizó una campaña que libró al país del analfabetismo y
en las cuatro décadas siguientes, con el desarrollo de una extensa
infraestructura educacional, y la formación de cientos de miles de
maestros y profesores, se posibilitó el acceso de todo nuestro
pueblo a los niveles superiores de la educación. Hoy día la equidad
en la educación alcanza planos superiores con nuevos programas y
conceptos que representan una revolución dentro de la revolución
educacional iniciada en 1959.
En la enseñanza primaria, gracias a las condiciones creadas de un
maestro por cada 20 alumnos, los niños pueden recibir una atención
más diferenciada e integral. Hay en el país 9 000 escuelas
primarias, de las cuales el 74% se encuentran en áreas rurales, con
el mismo grado de equipamiento que las urbanas. Se ha mejorado la
alimentación de los alumnos, generalizándose la televisión educativa
y los medios audiovisuales y se ha incrementado el uso de la
informática.
Gracias a estas condiciones que llegan a cada rincón del país se
incrementan los resultados docentes. Mediciones efectuadas muestran
que después de estas transformaciones un niño aprende 2,2 veces más
Matemática y 1,5 veces más Español. Ya desde antes, rigurosas
encuestas internacionales evidenciaban cómo por sus resultados, Cuba
aventajaba a los demás países de la región.
A esto hay que agregar la participación activa de la comunidad para
que no haya un solo niño que deje de asistir a la escuela; la
garantía de que la educación llegue a todos, aun cuando ello suponga
la creación de aulas para menos de cinco alumnos —de las cuales
existen unas mil en el país— y la electrificación con paneles
solares de 2 335 aulas en zonas apartadas del territorio; así como
por garantizar una educación especial a los niños con limitaciones
de algún tipo, por severa que esta sea. A través de la educación
especial se han incorporado a la sociedad a más de 50 mil niños con
alguna discapacidad.
Esto se ha logrado con una escuela de acceso universal y gratuito,
en un país sin grandes recursos económicos, lo cual contrasta con un
reciente estudio de la UNICEF que señala que más de la mitad de los
niños en el mundo —unos mil millones— vive en condiciones de pobreza
y carece de los bienes y servicios básicos para sobrevivir, crecer y
desarrollarse; de ellos más de 140 millones no han acudido nunca a
la escuela.
Agréguese a esto que a todos los jóvenes adolescentes se les
garantiza la continuidad de estudio, en un sistema de enseñanza
media que también es objeto de profundas transformaciones. Así,
durante el 2004 se ha consolidado un nuevo modelo educacional
integral para la secundaria básica, dirigido a lograr un mayor
rendimiento docente, con una relación educativa más estrecha entre
el profesor y los 15 alumnos bajo su atención y un mayor
aprovechamiento de la jornada diaria, gracias a la extensión del
almuerzo escolar o la merienda gratuita y al fortalecimiento de los
medios audiovisuales y de computación.
Otro revolucionario concepto se expresa en el programa de
universalización de la educación, que ya alcanza 938 sedes
municipales y un total de 233 mil alumnos matriculados en 46
carreras.
También como expresión de la voluntad de facilitar el acceso de
todos a la educación superior, puede decirse que más del 50% de la
matrícula de los cursos diurnos disfruta de becas y que desde el
punto de vista de género, el 58,2% de la matrícula universitaria
está compuesta por mujeres.
Igualmente, asegura la accesibilidad plena de los jóvenes al estudio
como empleo los Cursos de Superación Integral, donde estudian 129
038 compatriotas.
Partiendo de que en nuestra sociedad todo ciudadano tiene el derecho
a realizar una actividad socialmente útil, se han continuado creando
nuevas fuentes de ocupación, lográndose reducir la tasa de desempleo
al 1,9%, cifra solo posible de alcanzar en una sociedad como la
nuestra.
La equidad se expresa, asimismo, en la cultura y el deporte,
actividades exclusivas para minorías en otros tiempos, y que van
logrando ya proporciones masivas en nuestro país.
En este año se han graduado los primeros Instructores de Arte, con 3
271 egresados, que unidos a los ya existentes y con el objetivo de
alcanzar 30 000 en unos años, podrán llevar el mensaje del arte y la
cultura a todos los territorios y capas de nuestra sociedad.
Adicionalmente, se ha ampliado el número de escuelas de Artes
Plásticas existentes y ya se cuenta con 17 en importantes ciudades
cubanas. La Escuela Nacional de Ballet recibe matrícula de todo el
país y en la capital más de 4 mil niños de todos los municipios
participan de los talleres vocacionales de ballet.
También se promueve una cultura general integral para toda la
población, basada en los niveles ya alcanzados por la educación, las
potencialidades de nuestro sistema social y el pensamiento
estratégico de Fidel, ya que hoy día para entender la realidad que
nos circunda se requiere una indispensable cultura política,
artística y técnica para comprender los complejos retos que enfrenta
la sociedad. En este empeño el desarrollo de la televisión
educativa, de acceso para todos y apoyada por la inauguración de un
nuevo canal en el 2004, así como los programas de bibliotecas,
editoriales y ferias del libro constituyen, entre otros, elementos
de sustentación importantes.
No existe otro modelo educacional en el mundo que se acerque al
modelo cubano en cuanto a equidad, sin marginación de ningún tipo,
con un nivel de calidad uniforme, y ayuda personal para el que más
la necesita de modo que la universalidad de acceso sea
verdaderamente efectiva y no formal.
Cuando observamos el panorama social en América Latina se aprecia
una situación bien distinta. Así, por ejemplo, mientras que el 10%
de los niños provenientes de los hogares de mayores ingresos logran
11,4 años de escolaridad, el 10% correspondiente a los hogares más
pobres solo alcanzan 3,1 años. Esta falta de oportunidades basta
para asegurar que tales desigualdades se continúen reproduciendo en
el futuro, en una región donde el 43% de los habitantes son pobres
—unas 222 millones de personas—, lo cual agrava la exclusión y la
marginación social.
Junto a la educación, el acceso a los servicios de salud constituye
uno de los derechos humanos más esenciales, pues determina sobre las
posibilidades de vida o muerte de las personas. El sistema de salud
de Cuba, en continuo perfeccionamiento, está diseñado para propiciar
una larga vida saludable, con iguales y efectivas oportunidades de
acceso para todos los ciudadanos, con altos niveles de calidad. Para
ello se han tomado todas las decisiones que garantizan esos
objetivos.
De los 444 policlínicos existentes, en todos los municipios del
país, ya han sido remodelados 109, y hay 32 más en ejecución. Se han
mejorado o se imparten nuevos servicios de ultrasonido,
fisioterapia, endoscopia, cardiología y radiología, regulación
menstrual, apoyo vital, drenaje biliar, laboratorio integral,
consulta de alergia para niños, optometría, oftalmología,
estomatología y traumatología entre otros. Se han inaugurado 217
salas de fisioterapia y el próximo año todos los policlínicos
contarán con este servicio. En los municipios sin hospitales
quirúrgicos, se han abierto 118 centros de terapia intensiva, lo
cual ha permitido ya salvar numerosas vidas en lugares distantes. Se
amplió el servicio de hemodiálisis en 24 nuevas instalaciones y se
incorporarán en los próximos meses 500 ambulancias; todo ello de
acuerdo a la estrategia de acercar la atención a los lugares de
residencia de la población, fortalecer la atención de urgencia y
lograr un perfil de servicios más acorde a la evolución del cuadro
de salud en nuestro país.
También fue iniciada la reparación y modernización de 35 grandes
hospitales, que permitirán ofrecer un servicio de excelencia a la
población y brindar capacidades adicionales para el turismo de
salud, lo que hará más sustentable el progresivo desarrollo de esta
modalidad.
En Cuba cuando un ciudadano llega a un hospital, no se le pregunta
cuánto gana, ni si tiene seguro médico o tarjeta de crédito. No se
le exige la cédula electoral, ni se le pregunta su filiación
política para facilitarle la atención que requiere.
Tampoco tiene que recorrer grandes distancias para recibir el
servicio, ni está obligado a pagar precios prohibitivos por los
medicamentos, ni conformarse con un tratamiento al descuido,
otorgado de forma humillante como caridad pública.
Por todo ello no dudamos de afirmar que no hay país en el mundo cuyo
sistema de salud promueva de forma más consecuente un enfoque de
prevención, igualdad efectiva de acceso con calidad y de salud
positiva como el que brinda Cuba. Una importante batalla se viene
dando en el frente de la salud tanto en inversiones como en la
producción de medicamentos y en la elevación a niveles de excelencia
de los servicios médicos para alcanzar lo que nos hemos propuesto.
Únicamente estos factores, cuya conjunción solo es posible en el
socialismo, es capaz de explicar los altos índices que se alcanzan
en esta materia comparables a los países mucho más desarrollados, y
que podamos plantearnos metas como la de incrementar en los próximos
años la esperanza de vida hasta los 80 años.
Si a este gigantesco esfuerzo por garantizar la equidad en la salud,
la educación y la cultura se agregan además la universalidad de
nuestra seguridad y asistencia social; y la atención especial que se
brinda a los grupos socialmente en desventaja con un nuevo y
formidable ejército de trabajadores sociales, verdadero contingente
de apoyo y solidaridad social como los calificara el compañero
Fidel, no hay duda alguna para afirmar, que nunca ningún país con
recursos tan modestos fue capaz de brindar tanto, con tan alto
sentido de la justicia social. No obstante, no estamos satisfechos y
debemos avanzar aun mucho más.
Los programas sociales que al calor de la Batalla de Ideas se han
venido desarrollando por la Revolución, no solo tienen profundas
implicaciones humanas y sociales, sino que constituyen el elemento
decisivo para garantizar nuestro desarrollo, pues aseguran el
indispensable capital humano para alcanzarlo.
El acervo de capital humano y las inversiones realizadas para
alcanzarlo resultan realmente impresionantes.
Actualmente, se cuenta con más de 700 mil profesionales formados por
la Revolución y uno de cada 7 trabajadores es graduado
universitario, en tanto que el nivel de escolaridad promedio de los
mismos alcanza ya 11 grados.
El personal dedicado a la ciencia y la tecnología alcanzó la cifra
de 78 497 el pasado año, para un índice de casi 700 por cien mil
habitantes, contándose con 6 965 doctores en Ciencias.
Se cuenta además con 310 507 maestros y profesores; una matrícula
universitaria de 380 000 estudiantes que estudian en 64
universidades y 938 sedes en todos los municipios del país,
atendidos por 65 427 profesores.
Por su parte, el sistema de salud cuenta con 68 927 médicos, así
como con 149 708 enfermeros y técnicos de salud.
Este enorme potencial de recursos humanos, resultado de la obra de
la Revolución, ha brindado ya alentadores frutos a nuestro
desarrollo y a la calidad de vida de nuestro pueblo.
La biotecnología, fruto de la visión estratégica del Comandante en
Jefe, continuó avanzando este año, logrando ocupar un lugar de
vanguardia en la investigación científica de alta tecnología,
tomando como base el conocimiento como su principal activo, con
resultados económicos significativos para el país.
Sus ingresos por exportaciones crecen nuevamente y en este año se
concluyeron 20 inversiones que incrementaron su capacidad de
producción industrial.
Nuevas tecnologías productivas y medicamentos fueron incorporados en
el 2004 como la vacuna del Haemophilus y la vacuna cuádruple
DPT-Hepatitis. Se incorporaron también más de 20 nuevos fármacos
genéricos, entre ellos 3 que se suman a los productos para el
tratamiento del SIDA, así como novedosos medicamentos para el
tratamiento del cáncer, incluyendo una vacuna terapéutica cubana de
factor de crecimiento contra el cáncer del pulmón, donde el diseño
de la planta para producirla, su construcción y operación son
totalmente cubanos.
En este campo no podemos dejar de mencionar el enorme significado
del convenio del Centro de Inmunología Molecular con la firma
norteamericana CANCERVAX para el desarrollo y la producción de
vacunas contra el cáncer, hecho totalmente inédito que dice mucho
sobre el nivel alcanzado por nuestro desarrollo científico, solo
posible gracias al capital humano creado por la Revolución en estos
años.
En el presente, la informática es otro de los sectores donde las
tecnologías de punta han alcanzado un importante desarrollo.
En las escuelas primarias y secundarias, se utiliza masivamente la
computación contándose con más de 100 productos multimedia solo en
la enseñanza primaria y con una computadora para cada 50 estudiantes
en la secundaria. A ello se suman las capacidades creadas en los
Joven Club de Computación, en los que han aprobado cursos de
instrucción 701 601 personas en 17 años.
Por otro lado, en estos momentos se forman para la industria cubana
del software 11 000 estudiantes de ellos 6 000 en la Universidad de
Ciencias Informáticas y cerca de 40 000 técnicos de nivel medio.
Ya el país cuenta con 300 mil computadoras y esta cifra se duplicará
en los próximos 3 años.
Sin dudas el desarrollo más promisorio en esta esfera se encuentra
en la industria del software. Se trabaja así en más de 100 productos
multimedia para todos los niveles de enseñanza en asignaturas
básicas y especiales. En el ámbito de la salud, se desarrolla la
informatización hospitalaria, el sistema de atención primaria de
salud, el de los bancos de sangre, telemedicina, genética médica y
neurociencias, entre los proyectos más importantes.
Igualmente se trabaja en diferentes programas de informatización de
la sociedad y comienzan a abrirse paso exportaciones de software.
Se abre ante nosotros el reto mayor para vincular el desarrollo
científico y económico, y multiplicando las exitosas experiencias
que hoy tenemos para asegurar el lugar que le corresponde a Cuba en
este siglo, que sin dudas será el de sociedad del conocimiento.
En el año 2004 se logra un incremento en el PIB del 5,0% alcanzando
los
36 453 millones de pesos a precios constantes, cifras que reflejan
los frutos del enorme esfuerzo realizado por nuestro heroico pueblo
y ofrecen al mundo un ejemplo de cuánto puede hacerse con limitados
recursos, si estos se utilizan adecuadamente para satisfacer las
necesidades esenciales de la población y asegurar el desarrollo del
país.
Al respecto resulta conveniente recordar que tal y como se informó a
la Asamblea Nacional el pasado año, se ha venido trabajando en un
método que permita reflejar de manera más precisa en este indicador
los resultados del desarrollo del país, tomando en cuenta la
subestimación de los servicios sociales en la forma tradicional de
calcular el mismo que se produce en una economía como la nuestra,
debido a que se trata de servicios gratuitos, a los que no se les
imputa una ganancia o valor adicional alguno, como ocurre en
cualquier economía de mercado.
El indicador que hoy se informa se ha elaborado considerando la
utilización de tarifas que aplicadas a los servicios brindados,
permitan reflejar mejor el valor adicional que se crea al computar
los mismos en el PIB, aun cuando debemos señalar que el método
empleado solo refleja una parte de las transformaciones cualitativas
que han alcanzado los servicios sociales en nuestro país.
Es por ello que estos cálculos deberán continuar perfeccionándose,
elevando constantemente su calidad y precisión, al tiempo que se
continúa trabajando en otros métodos e indicadores que sean capaces
de reflejar más adecuadamente nuestro avance económico y social.
Las medidas que se adoptaron para enfrentar las dificultades del
período especial y en particular, admitir la circulación interna de
divisas, planteó importantes desafíos económicos y políticos para la
Revolución.
En tal sentido el Comandante en Jefe se refirió el pasado año en
varias ocasiones críticamente al manejo de las divisas por nuestras
empresas, señalando concretamente la necesidad de "...establecer
mucha más disciplina en nuestras empresas, que priorizando el
autofinanciamiento en divisas cometen a veces errores que en
definitiva gravitan sobre los recursos centrales del país...",
añadiendo más adelante que... "el rigor en la administración de los
recursos deberá incrementarse. Viejos y nuevos malos hábitos deberán
ser erradicados. La eterna vigilancia es el precio de la honradez y
la eficiencia".
El adecuado funcionamiento de la economía socialista, demanda que
trabajemos con un criterio de prioridad en cuanto al uso de los
recursos disponibles, elevar el nivel de centralización en la toma
de un grupo importante de decisiones económicas, y a partir de las
estrategias políticas trazadas, hacer lo que más convenga al país en
cada caso.
En el recientemente concluido VIII Congreso de la UJC, nuestro
Comandante en Jefe, al referirse a las experiencias derivadas de la
conducción de la Batalla de Ideas, señalaba la puesta en práctica de
revolucionarios conceptos que barren con los formalismos y el
conformismo y aceleran los procesos de transformaciones necesarias
para el futuro del país.
En el reordenamiento indispensable de nuestra economía debemos
aplicar estos conceptos, considerando entre ellos que no existe
problema sin solución, de lo que se trata es de encontrar
alternativas; que se debe contar con el estudio constante para la
toma de decisiones, información actualizada que tome en cuenta con
toda precisión los detalles; meditar y pensar bien cada acción,
actuar con rapidez y no perder nunca un minuto; y tener muy presente
que la prioridad está en los intereses del país, por encima de
contradicciones burocráticas, ansias protagónicas y celos
institucionales.
A lo largo del año se han venido ejecutando un conjunto de
decisiones y el año próximo se continuará este proceso, con el
objetivo de reordenar nuestra gestión económica y erradicar los
aspectos negativos detectados. Entre dichas decisiones pueden
mencionarse:
Una reducción sensible de las empresas que operan en divisas.
La rebaja de precios y tarifas en divisas.
El cobro en moneda nacional de un grupo de producciones y
servicios que anteriormente se facturaban en divisas.
La limitación de las facultades para la aprobación descentralizada
de contratos y créditos en divisas.
El establecimiento de nuevas regulaciones para el ejercicio del
comercio exterior.
La revisión y ajuste de los objetos sociales de 5 988 empresas y
unidades presupuestadas.
A lo anterior se suma el proceso de reestructuración y ordenamiento
del sector del turismo, así como la desdolarización de la economía,
en la dirección de alcanzar una mayor eficiencia en el manejo de
nuestros flujos financieros en divisas y también en moneda nacional.
Junto a este proceso el país ha desplegado un amplio esfuerzo para
el rescate de la disciplina estatal y el enfrentamiento al delito y
la corrupción, así como en una mayor exigencia para el control de
los recursos, aun cuando se continúan manifestando importantes
deficiencias en estos aspectos.
No obstante, si bien las medidas adoptadas para el reordenamiento de
la economía ofrecen en el 2004 una mayor capacidad de maniobra para
enfrentar las dificultades, aún son insuficientes y se requiere una
mayor centralización en el uso de la divisa. Todavía resultan
elevados los recursos que demandan nuestras empresas para cumplir
sus objetivos.
Debemos dar un mayor nivel de respuesta a los requerimientos de la
Dirección de la Revolución y luchar porque prevalezcan los conceptos
más revolucionarios en nuestra gestión económica. Debemos alcanzar
en la economía, lo que se ha logrado en cinco años de la Batalla de
Ideas bajo la dirección del compañero Fidel "...ganar todo el tiempo
perdido por la rutina, el esquematismo y otros hábitos que detienen
los avances y objetivos que solo un sistema verdaderamente
socialista puede alcanzar".
Compañeras y compañeros:
La experiencia vivida este año particularmente tenso y difícil, pero
a la vez fructífero y alentador nos lleva a prepararnos mejor para
el futuro que se nos avecina.
Cuba no puede vivir al margen de la coyuntura internacional, por lo
que resulta indispensable al menos una breve reflexión en torno al
tema.
La influencia norteamericana en la economía mundial resulta cada vez
más perniciosa y desestabilizante y los crecimientos económicos que
se proclaman para el presente año en nada pueden tranquilizar al
resto del mundo. En este sentido, es preciso recordar que ese
crecimiento se apoya más de un 67% en el incremento del consumo, que
se encuentra muy por encima de sus posibilidades reales, ya que lo
soporta un sistema de ventas a crédito, que ha llevado a que la
deuda de los hogares norteamericanos se sitúe por encima de los 7,2
millones de millones de dólares.
Ese consumo excesivo e irracional provoca un desbalance comercial
externo que ya superó en octubre los 500 mil millones de dólares; a
lo que se une un déficit fiscal superior a 412 mil millones en el
2004 que se cubre sencillamente con emisión monetaria y deuda
pública.
La insostenibilidad de una economía que debe extraer alrededor de un
millón de millones de dólares al año del resto del mundo para
sostenerse, resulta evidente y también trae serias consecuencias
para los que deben sufrir sus efectos, entre los que se destaca la
debilidad y continua devaluación del dólar que conlleva la pérdida
de poder de compra para países cuyas exportaciones se cotizan en esa
moneda o impulsan el crecimiento en el precio de las importaciones
de hidrocarburos.
En este caso, los precios del petróleo ya rebasaron los 56 USD el
barril en octubre del 2004 y se pronostica que los mismos alcancen
más de 40 dólares como promedio el próximo año.
Las múltiples y complejas causas de este fenómeno incluyen la propia
devaluación del dólar, el ajuste a la baja de las reservas probadas,
las consecuencias de la guerra de Iraq y las maniobras especulativas
que alimentan una incertidumbre creciente en el mercado de
hidrocarburos.
Para Cuba este incremento en los precios plantea importantes
desafíos, ya que se calcula que el aumento de un dólar por barril
puede incrementar la factura petrolera en casi 45 millones de
dólares en solo un año.
El crecimiento de precios ya previsible para el 2005 nos debe llevar
a reflexionar con la mayor rapidez sobre nuestra política energética
y la estructura de utilización de los portadores, de forma tal que
la misma asegure el mayor ahorro posible de recursos al país,
incluyendo en ese análisis las distintas alternativas para asegurar
la vitalidad y reducción del costo en la generación eléctrica.
También es importante tener presente los altos precios de los
alimentos que importamos, profundizando en las potencialidades de la
producción nacional que resulte competitiva.
Por otro lado, la política orientada a honrar rigurosamente el pago
de deudas, ha permitido restaurar la capacidad crediticia del país.
Hoy se abren importantes perspectivas de inversiones y colaboración
económica con países que, como China, ofrecen condiciones muy
favorables para nuestro desarrollo. A lo anterior se une el proceso
de profundización de las relaciones económicas y de auténtica
integración recientemente acordadas con Venezuela.
Junto a los factores económicos mencionados, no debe dejar de
señalarse la presencia del creciente prestigio político que Cuba ha
alcanzado en distintas regiones del mundo, a pesar de los intentos
del gobierno norteamericano por aislarnos y destruirnos.
Todo esto ocurre en un entorno latinoamericano donde el
neoliberalismo muestra su completo y definitivo fracaso y donde cada
vez con mayor frecuencia los pueblos promueven gobernantes
comprometidos con políticas más progresistas en defensa de sus
legítimos intereses. El ALCA, proclamado con gran rimbombancia hace
exactamente diez años, genera hoy un creciente rechazo, en tanto que
para los pueblos de América Latina surge con renovada fuerza la
perspectiva de una verdadera integración, bajo principios basados en
la solidaridad y la defensa de los intereses de nuestros pueblos,
tal como fueron expresados en la reciente declaración de Cuba y
Venezuela respecto a la Alternativa Bolivariana para las Américas
(ALBA).
Tomando en cuenta todos estos factores donde están presentes
importantes elementos de incertidumbre en la economía mundial, es
preciso que nuestras proyecciones y planes para el año 2005 sean
flexibles y brinden la suficiente capacidad de maniobra para que de
forma centralizada, se adopten las decisiones más convenientes para
asegurar nuestro desarrollo económico y social.
Entre los objetivos principales a lograr el próximo año, debemos
continuar elevando la capacidad defensiva del país; dar continuidad
al aseguramiento de la alimentación normada y el creciente consumo
social de la población; garantizar los combustibles indispensables y
ajustar nuestra política energética, tomando en cuenta las
experiencias acumuladas con la generación eléctrica el presente año
y la coyuntura de precios del petróleo que se avizora; asegurar el
apoyo a los programas sociales que se desarrollan en el contexto de
la Batalla de Ideas; prever el enfrentamiento a los fenómenos
naturales adversos, como la sequía y los huracanes que pudieran
afectarnos en el 2005; y acelerar el proceso de reordenamiento de la
actividad económica que requiere el país y a la que nos ha convocado
nuestro Comandante en Jefe.
La política de inversiones, deberá apoyar los objetivos principales
previstos, concentrándose en aquellos sectores donde ofrezcan el
mayor rendimiento desde el punto de vista económico y social.
Los programas de la Batalla de Ideas, especialmente en los sectores
de la educación y la salud, así como la defensa, serán objeto de la
mayor prioridad.
Se dará continuidad al desarrollo del programa inversionista en la
industria del níquel, así como en el turismo.
También se concentrarán importantes recursos para recuperar y elevar
la producción de petróleo y gas, y para asegurar la vitalidad del
Sistema Electroenergético Nacional.
Se trabajará para iniciar la recuperación del sistema de transporte
de carga, frenando su deterioro.
Igualmente continuarán ejecutándose las inversiones necesarias para
atenuar los efectos de la sequía.
La producción de petróleo y gas deberá crecer en su conjunto un 8,8%
alcanzando 4,2 millones de toneladas. Por su parte la generación
eléctrica deberá estabilizarse y crecer un 2,6%, ampliándose la
utilización del gas natural con este objetivo.
La producción de níquel crecerá para llegar a cerca de 77 000 TM,
manteniéndose precios favorables en el 2005.
Las consecuencias de la sequía incidirán en la producción azucarera,
aunque se espera una discreta mejoría en los precios.
Igualmente se verán afectadas las producciones agropecuarias no
cañeras que crecen un 2,1 %. No obstante, los procesos de
reordenamiento ya en curso para enfrentar la falta de agua y otras
medidas adoptadas permitirán crecimientos importantes en viandas,
plátanos, frijoles, cítricos, leche fresca, carne de cerdo y huevos.
La producción industrial no azucarera deberá crecer un 2,1%, con
incrementos significativos en la industria alimentaria donde aumenta
un 68% la producción de yogur y un 45% la harina de trigo; la
industria ligera; y la industria de medicamentos; se recuperan
producciones como el acero en barras y el cemento que crecen un 70 y
un 43% respectivamente entre las más importantes.
La cantidad de turistas se espera llegue a 2,3 millones para un
crecimiento del 12,2%, con costos inferiores, lo que redundará en
mayores ingresos para el país.
También se prevé un crecimiento del 9,0% en las exportaciones de
bienes y servicios en tanto que se espera que las importaciones
crezcan un 4,0%.
Igualmente se espera un aumento del 7,3% en la circulación mercantil
minorista, con un incremento algo superior en la alimentación
pública.
Lo anterior unido a una correcta política monetaria permitirá
mantener en límites adecuados la liquidez en manos de la población.
Se dará continuidad a los programas de generación de nuevos puestos
de trabajo, lo que permitirá ampliar las posibilidades de un empleo
útil a todos los ciudadanos a niveles aun superiores.
En resumen el país estará en condiciones de crecer en el 2005 a
ritmo similar a lo alcanzado el presente año y continuar
desarrollándose social y económicamente.
Compañeras y compañeros:
Como expresó nuestro Comandante en Jefe recientemente, "La
Revolución pudo resistir porque sembró ideas".
Y ha sido a partir de las concepciones más revolucionarias que se
han desarrollado con la Batalla de Ideas, que hemos podido mostrar
extraordinarios avances en nuestro desarrollo social y probar, con
la obra de todo un pueblo, que un mundo mejor es posible.
Han sido nuestras convicciones y principios los que sustentan la
capacidad para enfrentar y vencer las agresiones de toda índole que
ha desatado el gobierno norteamericano contra Cuba, las que se han
acrecentado en el año que concluye, encontrando, no obstante, una
merecida y adecuada respuesta.
Son las ideas más revolucionarias las que inspiran los conceptos en
que se basa la Guerra de Todo el Pueblo, que se han materializado
este año en una elevación sin precedentes de la capacidad defensiva
En ese mundo en crisis, Cuba es la excepción
Compañero Comandante en Jefe Fidel Castro, Presidente del Consejo de Estado y de Ministros;
Compañero Ricardo Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional;
Compañeras y compañeros diputados:
El año que termina no ha sido un año cualquiera en lo que a economía se refiere. Ha sido un año de profundo significado porque en él se combinaron fuertes adversidades como fueron tres huracanes, la sequía más intensa en un siglo y las interrupciones eléctricas, con la puesta en práctica de nuevas y revolucionarias ideas sobre el desarrollo socioeconómico, con la continuidad y maduración de importantes programas de la Batalla de Ideas y con el crecimiento económico más elevado y medido con mayor justeza que se haya registrado desde 1959.
Recordaremos al 2005 como un año de impresionantes resultados obtenidos frente a formidables desafíos planteados por el gobierno de Estados Unidos, por la naturaleza y por la permanente necesidad de desarrollar un pensamiento creativo para romper los esquemas que en economía, pretenden presentar la construcción del socialismo como una ciencia exacta e inmutable.
En el 2005 el medio natural fue riguroso y desfavorable. Alcanzó su máxima intensidad la mayor sequía en el último siglo: el agua embalsada disminuyó hasta el 26,7% de la capacidad total y obligó a llevar agua con pipas, en una complicada y costosa operación, a unos 2,6 millones de personas. Provocó pérdidas estimadas en 1 350 millones de dólares.
La temporada ciclónica fue excepcionalmente activa y tres huracanes causaron cuantiosas pérdidas. Uno de ellos, el Dennis afectó 10 provincias, destruyó 28 082 viviendas y afectó a 175 615.
No obstante, los resultados económicos y sociales han sido de alto calibre y podrían sintetizarse —con los riesgos que implica la síntesis— en la terminación de unas 700 obras de la Batalla de Ideas, en una profundización de la justicia social mediante la elevación del salario mínimo, de las pensiones y prestaciones de la asistencia social que beneficiaron directamente a 5 millones 111 mil 267 compatriotas; en la rápida puesta en práctica de nuevas concepciones sobre el desarrollo del sistema electroenergético basadas en el ahorro y la eficiencia; en una batida frontal contra la corrupción y el delito apoyada en los valores éticos y morales sembrados por la Revolución; en un crecimiento económico de 11,8% del PIB que, tratándose de Cuba y medido en la forma adecuada a nuestra realidad, expresa verdadero desarrollo volcado hacia el pueblo y no un simple crecimiento de cualquier tipo de transacciones mercantiles.
Los resultados alcanzados tienen estrecha relación con decisiones de política económica tomados en este año y en el anterior, que crearon una base general favorable e introdujeron una correcta centralización en el manejo de las divisas y eliminaron la dispersión e ineficacia asociados a la acción de entidades que anteriormente tomaban decisiones sobre su uso.
El control de cambios, la consolidación del peso convertible y la expulsión del dólar de la circulación han sido pasos de gran importancia dados por la Revolución, a los que se unió en este año la revaluación del peso cubano y la devaluación del dólar.
Estas decisiones de política monetaria fortalecieron la soberanía del país, le quitaron al gobierno de Estados Unidos instrumentos para hacernos la guerra económica y contribuyeron a lograr un funcionamiento de la economía acorde con los intereses estratégicos de la nación.
El rumbo acertado de la política monetaria y la mejoría en el desempeño general de la economía, en unión con el cumplimiento riguroso de los compromisos financieros externos, ha ampliado la capacidad crediticia del país, permitiendo que el 73% de los financiamientos sean ahora a largo y mediano plazo. Las decisiones de carácter estratégico tomadas centralmente y con sentido de país, van demostrando que solo así es posible avanzar en la construcción del socialismo.
En este año el sistema electroenergético ha sido protagonista de molestias a la población y costos para la economía causados por las interrupciones, pero también sus problemas han servido para generar una verdadera revolución en la forma de producir electricidad, así como en las vías para su ahorro y uso eficiente con una mayor calidad en los medios empleados para lograrlo, que a su vez mejoran la calidad de vida de la población.
El sistema electroenergético correspondiente a la época del petróleo barato; basado en termoeléctricas gastadoras de combustible que concentra en pocas unidades porcentajes muy elevados de la generación total, demostró ser no solo ineficiente, sino altamente vulnerable.
Las acciones para enfrentar la debilidad del sistema eléctrico apuntan a una solución integral del problema, que coloca al país en una situación superior en términos de eficiencia, de seguridad en el servicio y de seguridad para la defensa y la vitalidad del país.
El precio promedio del barril de petróleo en este año ha sido de 56,5 dólares. Fue de 31 dólares en el 2003 y el próximo año se espera que esté por encima de los 60 dólares. Estos altísimos precios ya no son coyunturales como lo fueron en el pasado, sino que continuarán siendo altos porque obedecen ya no a oscilaciones de corto plazo en la oferta y demanda, sino a una escasez real de petróleo combinada con el inmenso derroche que se deriva del voraz consumismo de los países desarrollados. El agotamiento del petróleo en un plazo de unos 30 años, a los actuales ritmos de consumo despilfarrador, no es una profecía catastrofista, sino una realidad cercana.
Con esos altísimos precios del petróleo el país gasta 3 millones 800 mil toneladas de combustible para generar electricidad en el vulnerable e ineficiente sistema eléctrico que tiene un aprovechamiento de apenas el 60% de su capacidad.
A partir de esas realidades el ahorro es la fórmula básica y la única vía adecuada para enfrentar el desafío energético.
En la carrera demencial hacia el rápido agotamiento del petróleo, en la cual Estados Unidos marcha como puntero en el derroche y la contaminación, acompañado por los países ricos y —como triste paradoja— por gran cantidad de países pobres atrapados en el modelo consumista y sin advertir siquiera que lo están, el ejemplo de Cuba brilla con luz propia.
Ante el dilema energético que al mundo plantea el agotamiento del petróleo, la política de ahorro trazada por el compañero Fidel aparece como el camino más racional para extender el plazo que permita adoptar y estabilizar fuentes alternativas de energía.

Este es un modelo energético al que inevitablemente tendrán que prestar atención los países pobres e incluso los países ricos a los que la crisis del modo de funcionamiento basado en el petróleo impacta con creciente fuerza.
El transporte ha tenido severas limitaciones en los años de período especial y por eso, son buenas noticias que la transportación ferroviaria esté siendo recuperada con la reparación de locomotoras y vagones, el ingreso de nuevas locomotoras y otros equipos, así como la próxima reparación de las vías, la integración del ferrocarril del MINAZ en una sola estructura y la reparación de sus equipos que reforzarán la capacidad del sistema.
Ha mejorado la actividad portuaria recibiendo algunos nuevos medios. No puede dejar de destacarse la operación para extraer la elevada cantidad de mercancías, especialmente alimentos, almacenados en los puertos, que dirigida por el MINFAR, debe culminar el año con la transportación de 1,9 millones de toneladas en los últimos meses.
En esta operación se ha puesto de manifiesto que la correcta organización, la disciplina y el control son más determinantes que la incorporación de recursos para aumentar la eficiencia del transporte de carga.
Se ha comenzado a mejorar el transporte interprovincial de pasajeros con la compra de 1 000 nuevos ómnibus, de los cuales hay ya 200 trabajando desde hace meses en importantes tareas de la Revolución.
El alto crecimiento del 11,8% del PIB de Cuba en este año es el mayor registrado desde 1959.
Para calcular nuestro PIB se aplicó en el 2004 y en este año un método que reduce la desventaja en que nos colocaba el sistema aplicado internacionalmente y que está concebido para reflejar el desempeño de economías capitalistas donde las transacciones de mercado —con independencia de la naturaleza y el sentido social de ellas—, aumentan el PIB.
La realidad cubana, en la que sectores tan importantes y de tanto peso en el empleo como la educación, la salud, la cultura, el deporte, no tienen en la compra-venta de sus actividades la base de su existencia, como ocurre en las economías de mercado, no encaja en el molde del PIB tradicional. Como en Cuba estos servicios básicos no se mueven por la compra-venta de salud, de educación, de cultura o deporte, el PIB tradicional solo sumaba en ellos los gastos incurridos, por lo que quedaba subvalorado el valor agregado generado en estos servicios de fundamental significado social y humano.
Nuestro método actual ha mejorado el cálculo del valor agregado que se genera por estos servicios, a pesar de que aún se aplican tarifas muy por debajo de las normas internacionales.
En las economías capitalistas el crecimiento del PIB no implica necesariamente que crezcan actividades de progreso y utilidad social, ni tampoco expresa equidad en la distribución de ingresos entre las clases sociales.
En Cuba el crecimiento del 11,8% del PIB es real y no se apoya en la producción de armas, en el tráfico de drogas, en la construcción masiva de cárceles, en el lucro privado de la salud, la educación u otras actividades mercantiles que incrementan el PIB de Estados Unidos.
Alguien poco sospechoso de ser marxista o favorecer al socialismo, como Robert Kennedy, describió en 1968 las limitaciones del PIB, refiriéndose al de Estados Unidos en los siguientes términos: “nuestro producto interno bruto suma la contaminación del aire y la publicidad de cigarrillos y las ambulancias que limpian las carreteras de la carnicería. Suma las cerraduras especiales para nuestras puertas y las cárceles para quienes las violan. Suma el napalm y el costo de una cabeza nuclear y los vehículos blindados que se enfrentan a los disturbios en nuestras calles. Sin embargo el producto interno bruto no incluye la salud de nuestros hijos, la calidad de su educación o la alegría de sus juegos. No mide nuestra inteligencia ni nuestro valor, ni nuestra sabiduría ni nuestro aprendizaje”.
Nuestro crecimiento del PIB incluye, entre otras, las siguientes realidades:
• En nuestro país, en este año 2005 finalizó la reparación capital de 129 policlínicos con todos los nuevos servicios incluidos. El programa de servicios de rehabilitación fue prácticamente concluido con la terminación de 452 instalaciones.
• Las salas de terapia intensiva en los municipios alcanzan ya la cifra de 121, en las que el índice de sobrevivencia de los pacientes es de casi 98%.
• Los servicios médicos ofrecidos por nuestro personal de salud en el exterior en más de 60 países.
• El programa de remodelación y ampliación de hospitales de excelencia ya se extiende a 52 unidades e incluye equipamiento de la más alta tecnología del mundo.
• La Operación Milagro con su profundo sentido solidario y humano para curar afecciones de la vista de nuestra población, de pacientes venezolanos y de otros pueblos que se incorporan a este servicio. En ella se han realizado hasta el 16 de diciembre 172 306 operaciones a pacientes no cubanos. Teniendo en cuenta a los pacientes cubanos serían 208 000 operaciones.
• La producción de medicamentos de la industria farmacéutica crece más de 26%.
• El turismo creció 12,3%, alcanzando a recibir 2,3 millones de turistas y registrando incremento en los ingresos y reducción en los gastos.
• En la enseñanza primaria la cantidad promedio de alumnos por grupo es de 18,8. En la secundaria básica se desarrollan los nuevos métodos de enseñanza con los profesores generales integrales, se reduce la cantidad de estudiantes por grupo a 30 y se asegura la doble sesión y la merienda escolar. En el preuniversitario se reduce el tamaño de los grupos a 30 alumnos. En todos los niveles de enseñanza los estudiantes tienen acceso a la computación.
• La universalización de la enseñanza superior alcanza la impresionante cifra de 500 mil estudiantes, de ellos 360 mil en 2 133 sedes en todos los municipios del país. Cuba se convierte en lo que algunos analistas llaman un país-universidad, donde la enseñanza superior al alcance de todos no es retórica, sino realidad concreta.
• Prestan servicios 6 318 instructores de arte.
• Se publicaron 477 títulos de libros con un total de 4,4 millones de ejemplares.
• La Universidad de Ciencias Informáticas alcanzó a tener ya 8 mil estudiantes.
• El níquel se afianzó como el principal ingreso por exportación de bienes, alcanzando una producción similar a la del año anterior, y logrando precios superiores a los previstos.
• Las inversiones crecieron casi 39%, un crecimiento más de 5 veces superior al alcanzado en el año 2004.
• Las exportaciones, de las cuales el 70% son servicios, crecieron 27,9%.
• Fueron terminadas 39 261 viviendas como parte del Programa de la Vivienda presentado a la Asamblea Nacional el pasado 1 de septiembre. Esta cifra es 2,5 veces superior con relación a las viviendas terminadas en el año anterior.
La enumeración anterior no pretende incluir todos los factores que intervienen en el crecimiento del PIB, ni agotar el comentario que merecerían otros, teniendo en cuenta el dinamismo de nuestra economía en el año 2005 y las nuevas concepciones y métodos de trabajo que significan mayor control y eficiencia.
Lo mencionado hasta aquí demuestra que el crecimiento del PIB cubano está dirigido a la satisfacción de necesidades y a la superación de nuestro pueblo. Ese crecimiento no va a parar a manos de una élite privilegiada y ocurre en un país muy especial donde nadie está desamparado, todos tienen acceso a la salud, la educación, la cultura, no hay hambrientos y el desempleo es de 1,9%, lo que deja boquiabiertos de asombros a los latinoamericanos que padecen un promedio regional de desempleo de 9,3%.
Mientras para los cubanos transcurría el año 2005 con sus batallas contra las agresiones del imperio, contra el despilfarro y a favor del ahorro, por el avance de los programas de la Batalla de Ideas, en América Latina continuó acentuándose la crisis del neoliberalismo en un año donde la región alcanzó un crecimiento promedio de 4,3%. A este crecimiento la Comisión Económica para América Latina de Naciones Unidas (CEPAL) le llama “hecho sumamente positivo”, aunque lamenta que la región esté creciendo menos que otras regiones del mundo.
En realidad, la mejoría es patética, pues aunque se informa de una reducción del número de pobres de 222 a 213 millones que representan el 40,6% de la población, su porcentaje respecto a la población total es todavía mayor que en 1980.
América Latina, con sus tres décadas de política neoliberal a cuestas, sigue siendo la región del planeta con la más injusta distribución del ingreso, tiene en condición de indigencia a 41 millones de niños menores de 12 años y a 15 millones de adolescentes entre 13 y 19 años, padecen hambre 53 millones de sus habitantes y 42 millones de adultos son analfabetos.
La crisis del neoliberalismo se hizo más profunda y evidente en este año y se manifestó al menos en tres sucesos destacados: el fracaso de Bush y sus lacayos en el intento de revitalizar el ALCA en Mar del Plata y el contundente rechazo popular allí al Presidente de Estados Unidos, el apoyo a la Revolución Cubana y a la Revolución Bolivariana; el reciente ingreso de Venezuela al MERCOSUR y la amplia victoria electoral de Evo Morales en Bolivia, derrotando al candidato de la oligarquía neoliberal.
El neoliberalismo, que hace apenas una década dominaba en todos los países de América Latina, excepto en Cuba; que intentaba cercarnos armado de su aparente fortaleza frente a nuestras dificultades, y seducirnos dando consejos desde una supuesta ciencia económica infalible, no puede ocultar hoy su fracaso ni contener el repudio de los pueblos de América Latina y el Caribe.
Mientras el neoliberalismo se va debilitando en América Latina y el empantanamiento en Iraq se hace irreversible, el presidente Bush declaró el 19 de diciembre que “nos dirigimos hacia el nuevo año con una economía que es la envidia del mundo”.
Invocar un sentimiento tan bajo como la envidia para alardear de la supuesta bonanza de la economía de Estados Unidos, se corresponde exactamente con el nivel cultural y la catadura moral del personaje, pero algunas realidades norteamericanas poco envidiables, bastarían para destruir la arrogancia de tal afirmación.
No es muy envidiable tener un déficit fiscal y comercial crecientes que entre ambos suman más de 1 millón de millones de dólares, que provoca desconfianza hacia la economía norteamericana y amenaza con hundir al dólar.
No es envidiable contar con 36 millones de pobres, 9 millones de desempleados, 6 millones con empleos precarios y 12 millones que sufren hambre crónica y malnutrición.
No es envidiable que 135 mil niños lleven armas a las escuelas o que 6,6 millones de personas consuman regularmente drogas duras.
No es envidiable que 2 millones de personas se encuentren en prisión o que en un año sean asesinadas 23 mil y 85 mil sean heridas de bala.
La economía que Bush proclama como la envidia del mundo es la misma que apenas en el 2001 sufrió una crisis financiera que estremeció al sistema y que incuba ahora otra probable crisis en el sector inmobiliario donde ha surgido otra llamada burbuja especulativa similar a la que estalló en 2001 en el sector de la informática.
Compañeras y compañeros diputados:
Nos disponemos a iniciar el año 2006 contando con sólidas realidades a nuestro favor.
Tenemos una acertada estrategia para la transformación a fondo del sistema electroenergético que permitirá producir un ahorro sustancial de combustible, contar con un sistema seguro y eficiente y propiciar mayor bienestar a la población mediante la utilización de utensilios eléctricos de mayor calidad.
Después de seis años de vida, la Batalla de Ideas aporta el decisivo caudal de solidaridad humana, cultura y conciencia, apoyada en programas cumplidos o en ejecución, que nos permite mirar con confianza hacia el próximo año y los siguientes.
Contamos con la irrenunciable decisión de derrotar al robo y la corrupción. Para triunfar en esa batalla tenemos las armas de la ética y la vergüenza que pueden ser despertadas y movilizadas en los humanos. Y contamos también con la fuerza preparada para cerrarle el paso a los bandidos, como lo demuestra la actuación de los trabajadores sociales en el control de la distribución y venta del combustible. La Revolución tiene la fuerza moral, la fuerza legal y en especial, la fuerza humana para derrotar a los ladrones y corruptos.
Nuestro sector de turismo crece con vigor y eleva su eficiencia. El níquel ha consolidado su papel como principal exportador de bienes.
Continúan desarrollándose las excelentes relaciones de intercambio y colaboración con la República Bolivariana de Venezuela y la República Popular China.
En el año que finaliza, el Presupuesto del Estado cumplió sus funciones respecto a la actividad presupuestada y apoyó los imprescindibles gastos derivados de huracanes y sequía, aumentos de salarios y pensiones y desarrollo de variados programas de beneficio social. El déficit de 4,2% con relación al PIB tiene una explicación clara en el informe que el Ministerio de Finanzas ha entregado a los diputados y la Comisión de Asuntos Económicos recomienda a la Asamblea Nacional su aprobación. De igual modo recomiendo a la Asamblea Nacional la aprobación de los Lineamientos para el Plan de la Economía Nacional y el Presupuesto del Estado para el año 2006.
Dentro de pocos días arribaremos al Aniversario 47 del triunfo de la Revolución que hizo de Cuba un lugar de excepción en el mundo.
Este mundo de principios del siglo XXI es aquel donde impera la explotación, el egoísmo, la injusticia. Aquel donde 10 millones de niños mueren cada año debido a la falta de medicamentos que cuestan centavos y que podrían salvarse si Estados Unidos y Europa destinaran a ellos solo una pequeña parte de lo que gastan cada año en cosméticos o helados. El mundo en el cual el 80% de la población vive en el subdesarrollo, mientras se gasta un millón de millones de dólares en embrutecer y estafar a los consumidores con propaganda comercial.
En ese mundo en crisis, Cuba es la excepción, pues a nadie explota, agrede, invade, ni permite que la exploten. Sus acciones son curar, salvar, educar.
Cuenta Cuba con armas poderosas para defendernos. Sobre ellas el Comandante en Jefe expresó el pasado 17 de noviembre en el Aula Magna de la Universidad de La Habana: “Nosotros poseemos otro tipo de armas nucleares, son nuestras ideas; nosotros poseemos armas del poder de las nucleares, es la magnitud de la justicia por la cual luchamos; nosotros poseemos armas nucleares en virtud del poder invencible de las armas morales”.

     
     
   
Escríbeme
Para más información